Chikung: aspectos fisiológicos del Qi renal

FUNCIÓN

Almacena el jing (energía ancestral).
     Controlando la reproducción, crecimiento y desarrollo. También almacena la energía recogida a través de la respiración y de los alimentos. El riñón izquierdo es la base de las energías yin del organismo, representa la sustancia, la esencia, el fundamento. El riñón derecho es la base de las energías yang del organismo, representa la función, la chispa, el calor necesarios para realizar todas las funciones fisiológicas. Son como el aceite y la llama de una lámpara y deben estar siempre en equilibrio.

Gobierna los huesos y la médula.
     La energía almacenada en el riñón alimenta huesos y médula. Si la energía está debilitada, los huesos y la sangre se verán afectados, produciendo fragilidad, osteoporosis, anemia, caries, dolor de lumbares y rodillas, debilidad en las piernas, frío.

Controla la sexualidad.
     Hoy en día existen innumerables libros que explican con detalle técnicas para controlar, transformar y reabsorber la cantidad de energía generada por el acto sexual y que normalmente se pierde con la eyaculación, debilitando enormemente el organismo y la energía del riñón.

Controla los líquidos.
     Los riñones filtran la sangre y separan los líquidos turbios de los limpios. Los turbios son excretados a través de la orina y los limpios son reutilizados por el organismo para funciones como mantener la temperatura corporal o la hidratación de la piel.

Su energía se refleja en los oídos y en el pelo. Un agotamiento de la energía de riñón puede afectar la calidad de audición (como ocurre con la edad). También una hipersensibilidad a los sonidos indica una desarmonía del riñón. La buena calidad del pelo depende tanto del pulmón como del riñón. Un pelo brillante y fuerte indica una buena energía de riñón; un cabello seco, sin brillo, que se cae indica debilidad de riñón. El pelo prematuramente blanco puede indicar una alteración del sistema nervioso central.


TRASTORNOS MÁS COMUNES

Por abuso o exceso de la energía renal: falta de sudor y orina escasa, rigidez articular, insomnio, hipertensión, sobreexcitación sexual, cólicos nefríticos, taquicardias, sed, edemas, artritis.
Por debilidad de la energía renal: osteoporosis, anemia, dolor lumbar y de rodillas, debilidad en piernas, sordera, trastornos sexuales, vértigo, hipotensión, mareos, edemas, artrosis.


Texto extraído del libro:
 "Qigong para regular órganos y emociones"
de ediciones Tao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario